🏛️ Los ceses del Gobierno no eran predecibles

Si eres "concebollista" estas en el lado bueno de la historia.

👋 Hey, ¿cómo va eso? 

Mi nombre es Endika Nuñez y en esta newsletter, La Review, compartiré contigo un análisis semanal de la actualidad a partir de los

  • Esta semana hablaremos de la crisis de Gobierno desatado tras los 7 ministros y ministras cesados. ¿Cambios de cara a 2023? Vamos al lío.


Puedes apoyar este proyecto suscribiéndote a esta newsletter en el siguiente enlace:

Suscríbete


💡 Spotlight: “Los datos no justifican el motivo de los ceses por parte del Gobierno”

El pasado sábado Pedro Sánchez remodeló su gabinete cambiando de manos 7 de los 23 ministerios que configuraban el Ejecutivo. Un cambio sin precedentes que fue ampliamente discutida en la prensa y la opinión pública, y que, en esta ocasión, trataré de analizarlo buceando en algunos datos de los barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

  • Lo primero: Este cambio pretende cerrar la primera etapa de la legislatura del Gobierno de coalición –que ha sido sometido a un duro desgaste, debido, entre otras cosas, a la pandemia— y abrir una nueva con perfiles renovados: en su mayoría mujeres jóvenes procedentes de comunidades periféricas de España.

  • Especulaciones: La mayoría de los análisis que he venido leyendo esta última semana apuntan a dos cuestiones clave. La primera es que estos cambios servirán para reemplazar a los ministros que más desgaste han sufrido hasta el momento –Ábalos: “Delcygate”; Calvo: La ley “trans”; Campo: Indultos a los líderes del “procés”—, por otro lado, servirá para impulsar nuevas candidaturas de cara a las elecciones autonómicas de 2023. Promocionar a cuadros municipales a ministerios para revalorizar su popularidad y poder ofrecer una alternativa a candidaturas establecidas en Aragón, Catalunya o Castilla-La Mancha.

    • Esto, además, contando con la ventaja estratégica por parte del Ejecutivo de impulsar, en la segunda mitad de la legislatura, medidas de recuperación de la pandemia y otras relacionadas con la Memoria Democrática, Reforma Laboral o la subida del SMI, por citar algunos ejemplos.

  • Las preguntas: Sabiendo esto, ¿hay alguna “evidencia numérica” –índices de popularidad de los ministros/as o su conocimiento por parte de la ciudadanía— que explique estos acontecimientos? Y, ¿Han existido casos similares en las últimas décadas?

En esta pieza de infoLibre, la consultora Elemental Research, fundada por Silvia Bravo, José Pablo Ferrándiz y Paco Camas, analiza la crisis de Gobierno desde la perspectiva de la valoración ciudadana sobre los ministros y las ministras. Concluyen que el CIS “no pronosticó la crisis de gobierno” y que los votantes “no los señalaron con especial énfasis [a los ministros/as], ni eran los peor valorados, ni los más desconocidos”.

La verdad es que sí, la valoración de los líderes no explica el cese de determinados ministros/as, ya que, algunos como Pedro Duque (exministro de Ciencia) o Carmen Calvo (exministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática) eran perfiles reconocidos y bien valorados en comparación con la media.

Tampoco existe una correlación clara que apunte a la falta de afinidad del Presidente Sánchez con los diferentes ministros y ministras como principal causa de los ceses.

Para determinar esto, calculo diferentes regresiones que evalúan hasta qué punto influye la valoración del Presidente en la valoración de cada ministro/a por separado. No se vislumbran argumentos de peso. En este sentido, Margarita Robles (ministra de Defensa) como Nadia Calviño (vicepresidente primera y ministra de Economía) son las ministras que menos dependen de la valoración de Pedro Sánchez en contra posición de Isabel Celaá (exministra de Educación y Formación Profesional) o Fernando Grande-Marlaska (ministro del Interior), que son los que más dependen según en el modelo de regresión.

  • Las valoraciones de los ministros y las ministras sí que sufren cierta alteración si se cruzan con escala ideológica o con variables que distinguen de aquellos que creen que los partidos, la política y el Gobierno son el principal problema que tiene España. Pero de nuevo, esto no es capaz de explicar el “por qué” de los ceses.

Por tanto, he decidido explorar otras vías. Hemos comentado anteriormente que algunos análisis apuntan que los diferentes ministerios puedes servir de trampolín para líderes de cara a las autonómicas de 2023.

Partiendo de esta pieza de Newtral, que anota algunos de los ministros que dejaron el Ejecutivo para encabezar candidaturas autonómicas, he analizado los últimos 3 barómetros del CIS publicados previo a la celebración de cada una de esas elecciones para ver cómo evoluciona la popularidad y el conocimiento de los líderes por parte de la opinión pública.

Se puede apreciar en el gráfico que la estrategia de presentar ministros como candidatos a elecciones regionales no necesariamente mejora su popularidad.

Sin embargo, es una estrategia que sí funcionó con la candidatura de Salvador Illa en las pasadas elecciones catalanas. Illa, pasó del Ministerio de Sanidad a liderar al PSC consiguiendo la victoria en las elecciones del 14 de febrero y consolidado el llamado “efecto Illa”.

  • Tras su anuncio, mejoró ligeramente su valoración (de 4,2 a 4,6 puntos sobre 10) entre los ciudadanos y su imagen se popularizó pasando de 40% de conocimiento al 85% en cuestión de pocos meses.

Otro ejemplo. Alfonso Alonso fue ministro de Sanidad, Política Social e Igualdad en el Gobierno de Mariano Rajoy y dejó la cartera ministerial para liderar al PP en las elecciones autonómicas de Euskadi en 2016. Su valoración subió, de media, 0,5 puntos porcentuales, aunque no tuvo un incremento significativo de su conocimiento ante el público general (el resto de los ministros analizados mantienen valoraciones estables o decrecientes y no se observan cambios reseñables que apunten a una dinámica concreta).


📰 Algunos datos más

  • 👩‍🎓 80%. La generación de jóvenes españoles actuales, nacidos entre 1986 y 2003, que han sufrido dos macrocrisis económicas en años decisivos de su formación o de su incorporación al mercado laboral, se considera olvidada por el Estado. El 80% de estos jóvenes asegura que las instituciones públicas no prestan la atención adecuada a sus necesidades. El País

  • 🦠 500. La incidencia acumulada continúa subiendo en España. Este jueves se sitúa en los 500 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, lo que se traduce en 31 puntos más que en la víspera, cuando era de 469. Se trata del dato más elevado desde el 11 de febrero. elDiario.es

  • 🎞️ +3,2. ¿Vuelve el mundo hacia la normalidad pre-pandemia? Según el índice de normalidad global no está claro si las cosas volverán a ser como antes: el trabajo remoto parece que va a continuar y es posible que ir al cine nunca sea tan popular como solía ser. En las últimas dos semanas España ha mejorado 3,2 puntos de normalidad en este ranking. The Economist

  • 💶 70.000. Los ministros de Finanzas de los 27 [UE] han aprobado este martes de forma definitiva el plan de recuperación presentado por España a cambio de los 70.000 millones de subvenciones europeas de Next Generation. El Español


📊 Encuesta random de la semana

Más que una encuesta random debería de llamarse “La Encuesta”. El 73% de los españoles prefieren la tortilla de patata con cebolla, según el panel de Sigma Dos para El Mundo.

No hay diferencias significativas entre sexos y existen pequeñas variaciones por edad, con los más jóvenes como excépticos, y entre partidos, con los votantes de Unidas Podemos como lo más favorables a la ausencia de la cebolla (1 de cada 3) en la tortilla.


🍆 El berenjenal

Esta vez no me fijaré en lo que he estado haciendo durante la semana, sino lo que voy a hacer el “finde”. Me voy al norte de León con unos colegas a hacer algunas rutas de montaña por los Picos de Europa. Os prometo que la semana que viene adjunto foto.

Gracias por leerme. Buen fin de semana.


Si te ha gustado, puedes compartirlo con tu gente,…

Compartir La Review

…y, si no estas suscrito, puedes hacerlo aquí: